Rumor concéntrico

La tarde callaba. Sin embargo, entre las hojas podía escucharse un rumor concéntrico, un torbellino de voces que provenía del centro y retumbaba como un eco sobre los oídos despiertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *