Fecundidad

Se aferraba a la tierra, como si de ella dependiera su respiración y su pulso. Ella se entregaba y fecundaba sus deseos. Era en ese gesto, en ese intercambio de palabras asimétricas donde crecía el lenguaje de un planeta que se había quedado sin palabras.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *