Fecundidad

Se aferraba a la tierra, como si de ella dependiera su respiración y su pulso. Ella se entregaba y fecundaba sus deseos. Era en ese gesto, en ese intercambio de palabras asimétricas donde crecía el lenguaje de un planeta que se había quedado sin palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *