Sonoridad

Sonaba una canción liviana, fresca, como si estuviera hecha sólo de gotas que al caer sobre las baldosas formaban un charco de música. Allí, sumergido en esas notas lejanas, volvía a escucharte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *