Caminar la tierra

Se enrollaba dentro de su coraza, cada segmento arrastrando al siguiente, convirtiéndose en una esfera que aguardaría el instante oportuno para continuar su viaje y dejar sobre la tierra las huellas de su paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *