El riego

Sus deseos caían como un chorro de agua fresca sobre los contornos del miedo, un puñado de pensamientos líquidos desparramados en el suelo. Más tarde, se escurrían en otros espacios de silencio y sólo las piedras eran eco de aquella voz que no podía expresar sus deseos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *