La caída de un recuerdo

El agua que corría por debajo arrastraba sus palabras. Las veía desaparacer en ese río subterráneo, en ese arrebato silencioso donde se disolvían y perdían la forma. Entonces se fusionaban con los desechos y se transformaban. Debajo, sus palabras eran apenas un residuo, la síntesis inmóvil de un recuerdo perdido entre los orificios de una rejilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *