Las formas de la magia

Los pequeños orificios por los que se deslizaban eran un camino seguro, un puente entre los dos mundos. Ellos, que pertenecían al mundo invisible, se colaban entre las plantas y peinaban sus hojas. A pesar de las circunstancias del mundo visible, la magia sucedía de manera inevitable y tomaba forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *