Llanto

Lloraba. Sus lágrimas tapizaban el paisaje y regaban esa sonrisa de hojas verdes que crecía como un deseo al otro lado de sus lágrimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *