Llanto

Lloraba. Sus lágrimas tapizaban el paisaje y regaban esa sonrisa de hojas verdes que crecía como un deseo al otro lado de sus lágrimas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *