Sin tiempo

Delante de sus ojos el futuro se volvía difuso, como suspendido en una niebla de incertidumbre y desconfianza. El presente, por el contrario, se disponía como una certeza, un ramillete de hojas frescas entre las cuales corrían sus horas, sin tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *