Voces recortadas

Cada ser dejaba su huella, el rastro de su esencia fusionado a la sombra de sus necesidades, una cadena de eslabones inevitables, la urgencia de una boca sobre una superficie tierna, la ofrenda en el momento oportuno, y el hambre abriéndose paso sobre los olores que lo convocaban, el cuerpo disponible, las antenas enredadas en los deseos y las patas ligeras para llegar.
Después, sólo quedaban las huellas sin nombre, sus voces recortadas sobre la cutícula de una hoja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *