Vacíos

Los recuerdos dormían sobre la circunferencia seca, el perfume de los pétalos retenido en los bordes, el polen balanceándose en el aire de primavera, la huella del gineceo redondéandose en un fruto, el latido de cada gajo, la maduración de las formas, el peso sobre la rama y el desprendimiento, ese instante de vacío sobre las partes de una flor ausente, ese cíclico derrotero de la vida que se volvía semilla de a ratos para permanecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *