La llave

Las voces llegaban desde lejos, como anunciando un regreso. Sobre el pasto las llaves señalaban el camino, dos líneas anudadas en una circunferencia, el pasado flotaba y emergía desde los bordes de una foto antigua. La galería contenía al abuelo atrapado en los laberintos de su cabeza ausente.
No quería avanzar hacia atrás, no estaba de ánimo como para atravesar las puertas de un tiempo muerto y, sin embargo, estaba allí, sus pies decidiendo, dos rumbos del destino.
Regresaba.Se había propuesto abrir las tranquera de sus emociones dormidas. Blanco sobre negro.
Adentro lo esperaba el futuro y él tenía la llave para abrirlo.