Llanto

Lloraba. Las lágrimas rodaban sobre su cutícula brillante. La pena de aquel cielo gris, que lo había oscurecido todo, se desvanecía en silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *