Ascenso

Ascendía. No era importante lo que quedaba en las ramificaciones del camino sino las huellas, las palabras que viajaban con ella hacia el ápice de sus sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *