Ecos del paisaje

Las historias colgaban del árbol. A veces , como un rumor liviano, se enredaban en las palabras que los pájaros llevaban en sus picos. De acá para allá iban las historias y crecían en las alas para regresar sobre las plumas, fertilizadas por otras voces, como un viento nuevo que arrastraba el eco del paisaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *