Exfoliación

Su piel desprendía fragmentos de vida, trazos del tiempo adheridos a sus bordes, y dejaba al descubierto delgadas líneas de silencio.
Era esa exfoliación de la memoria la que expandía sus límites, como si adquiriera la capacidad de fundirse con las imperceptibles partículas del ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *