“Historias detrás de las puertas (XXXIII)” El búho

La historia se anudaba como un acertijo, sus hilos entrelazados sobre la puerta, una consecuencia manifiesta de aquella circunstancia. Un búho retenía las palabras, la flor de cinco pétalos se pronunciaba por las noches, una sombra se balanceaba por encima de la flor y caminaba sobre las palabras del búho.
Los ojos del búho, cinco pétalos, como una sombra de otro tiempo la controlaban.
Atravesó la puerta envuelta en una manta negra, sólo para mimetizarse con el grito de la noche, como un fantasma que añoraba fundirse con la imagen del recuerdo.
Iba descalza, igual que entonces. Avanzaba por encima de sus dolores. El búho retenía las palabras, otra vez. Una flor blanca giraba. Cinco pétalos en su mano, cinco pétalos en el suelo, la sombra balanceándose en el árbol. Una cuerda sin sombra y el búho, que se había quedado mudo, y se fundía con la sombra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *