La mano

El hueco de su mano se preparaba para atajar los deseos cumplidos, tan sólo los frutos de su entrega, la síntesis de su esencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *