Profecía

Resbalé sobre aquella superficie crocante. El aliento húmedo del suelo se pegó a mi cuerpo. Eran los silencios de las hojas que se mezclaban con las gotas de rocío. Las palabras calladas emergían como una profecía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *