Convergencia de voces

Sus voces convergían en un punto, apenas por encima de un vértice de silencio, el lugar exacto donde la tierra leía las palabras y las repetía, una y otra vez, tan sólo para no olvidar la esencia de cada una de las voces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *