Lágrimas ambarinas

Tres palabras espesas y pegajosas resbalaban sobre su piel, como un lamento. Era en esas lágrimas ambarinas donde se concentraban los silencios, tan sólo gotas mudas de aquello que el árbol guardaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *