Punto de contacto

En un instante fortuito, sus brazos habitaron la redondez del fruto, pura coincidencia del destino, el punto de contacto, el ángulo como un abrazo, una textura sobre la otra, y el aroma intenso de su jugo derramándose por encima de la madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *