Recuerdos de una flor

Entre sus gajos, elevándose desde el centro, podía escucharse la voz de una flor. Sus palabras fecundadas guardaban en su memoria el perfume de otro tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *