Arriba

Prolongó cada una de las líneas sobre el aire blando de la tarde. Ascendió para perderse en la inmensidad de esa tela flexible. Después, se aferró al barrilete donde colgaban sus sueños y voló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *