Deseo

Acomodó su cuerpo sobre la ventana, su lámina abrazaba las palabras del árbol al que pertenecía, eran esas voces las que se escapaban por las hendijas de madera, avanzaban sobre el aire de la calle y se aquietaban cerca de las raíces, sólo así podía regresar al ciclo de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *