Palabra quebrada

Sobre el suelo, a los pies del árbol que sostenía su sombra, se disolvían las letras de una palabra quebrada. Entumecida por las circunstancias, rodó por encima de los restos, flexionó la rígida monotonía de sus bordes y avanzó. Después, se desintegró por completo y se preparó para una nueva sintaxis.
Sólo así podría reparar las sutiles fracturas del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *