Punto de contacto

Un punto de contacto sobre la tierra sostenía el recuerdo que cada hoja almacenaba en sus pecíolos, el paso de la savia, las palabras apuradas para nutrir sus las láminas brillantes, la pelea contra el viento, los cantos de los pájaros haciendo equilibrio entre las nervaduras y después la caída, ese quiebre en la rama, el sonido de la pequeña fractura que las había arrojado al vacío, el vacío liviano y un murmullo en el punto de contacto, sólo recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *