Voces rotas

Las palabras cayeron por ese agujero que se había formado de a poco. Ella enmudeció, su voz rota, las frases desparramadas sobre el suelo, como un grito sin forma. Alguien recorrió sus bordes arrugados por el miedo y desnudó su esencia.
Arriba, un agujero llovía palabras y ella tan muda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *