Cuatro estaciones

El invierno secaba las palabras del otoño. Todo giraba en segundos invisibles.

Desde el silencio de un hueco, la primavera extendía sus brazos, como un deseo de verano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *