Cuatro estaciones

El invierno secaba las palabras del otoño. Todo giraba en segundos invisibles.

Desde el silencio de un hueco, la primavera extendía sus brazos, como un deseo de verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *