Confluencia de voces

La vida adquiría volumen sobre un repliegue de la muerte, como si ambas pudieran tocarse en un instante fecundo. Era esa confluencia de palabras la que convocaba a las voces guardadas en la memoria de la tierra.
Entonces ya no había muerte sino regresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *