Degustación

Sus ojos, como gotas sobre un territorio desconocido, quedaron atrapados en aquella trama blanda; un latido entre las pestañas, un sabor rugoso dentro de ese instante aromático, un hueco sin palabras. Sólo entonces se entregaron a la enigmática degustación del silencio que los unía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *