Respuestas

En el cielo se abrió una respuesta. Y luego otra y otra más, como si se tratara de alas dispuestas a narrar el mutismo de aquella pregunta suspendida en el aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *