Ruptura

El sonido de las pisadas arrastraba las palabras rotas.
Las hojas crujían sobre el silencio de la tarde.
La tarde crujía a sus pies, como una queja, tan sólo una ruptura en el paisaje conocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *