Efecto dominó

Los labios se entreabrieron. Su última palabra cayó como una pluma. Un movimiento sutil, apenas una inclinación en el sentido de la frase, un giro. Todo cambió. Las letras se deslizaron unas sobre otras, como fichas de un gran dominó.
En el aire, flotaban los restos de aquella verdad, tan sólo un movimiento de su boca.

Argumento

Su esencia circular la obligaba a repetirse en ciclos de palabras.
De adentro hacia afuera, nacían oraciones que en conjunto conformaban un texto verde y espinoso, el sencillo argumento de su vida.

Deseos compartidos

No importaba el peso, ni las circunstancias. La meta estaba cerca.
Cargaba un deseo compartido. Ascendía sobre las voces de muro, convocada por la química de otras voces.
Y en esas rugosidades del camino se olvidaba de su carga, como si fuera la única manera de llegar al punto de encuentro.

Infinito

Caminé sobre aquel infinito de palabras, un viaje en la savia del tiempo,  voces antiguas en el interior de las nervaduras y mis pies arrastrando la repetición de una lengua que se resistía al olvido.