Deseos compartidos

No importaba el peso, ni las circunstancias. La meta estaba cerca.
Cargaba un deseo compartido. Ascendía sobre las voces de muro, convocada por la química de otras voces.
Y en esas rugosidades del camino se olvidaba de su carga, como si fuera la única manera de llegar al punto de encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *