Palabras desarmadas

Tu cuerpo se alejaba.
Ya no había tormenta.
Sólo vacío sobre una sombra.
Y apenas unas palabras desarmándose, para caer como una lluvia débil en mi recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *