Anidar

Los picos tejían palabras. En silencio, hilaban voces futuras. Cada sonido estaba hecho de ramas, de plumas, de hojas y de tiempo, como si en el hueco del nido creciera una melodía redonda, con alas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *