Capullos

Se reconoció en los capullos, los pétalos apretando un silencio, su centro escondido, un murmullo de vientos pasados, palabras que asomaban en un pistilo.
Y otra vez la primavera, invitándola a ese movimiento inevitable, que la obligaba a liberar su perfume y su secreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *