Caricias matinales

Rozaban sus pieles, se reconocían en puntos invisibles, por debajo de lo evidente, como una caricia, como un viento de certezas en un rincón de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *