Cornisa

Un viento prudente sostenía las palabras que bailaban sobre la cornisa. Sin embargo, un impulso ciego las precipitó al vacío y  algo se volvió consecuencia en el silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *