Equilibrio de gotas

Dos gotas permanecían en un equilibrio inmóvil, como si no se animaran a experimentar las sutilezas del deslizamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *