Hueco

Había quedado un hueco. La huella de su nombre delimitando el espacio de la ausencia, el silencio alargándose en el paisaje, otra huella, una silueta callada.
Y todo tan mudo, como un hueco en el medio de la tarde, sólo el recuerdo de su existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *