Líneas y surcos

En ese sendero de líneas discontinuas permanecían las caricias de las olas. Un aroma húmedo, de arena y de sal, se aferraba a los surcos y era huella sobre su voz calcárea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *