El mutismo de una hora

El tiempo corría. Los minutos, derretidos en aquella savia fresca, atravesaban los vasos y se ramificaban delante de mis ojos. Sin embargo, todo estaba quieto en un punto, como si la hora que los contenía se hubiera quedado muda en la transparencia del tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *