Arriba

Ascendí por la rugosidad de aquel tallo, mis pestañas barriendo los surcos, un parpadeo en la corteza. Las manos buscaron el ritmo de la savia, los pies sobre las raíces.
Y mis brazos como alas, abajo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *