El argumento

Sus labios pronunciaron las palabras justas, una detrás de la otra, como una inflorescencia que se abría delante de mis ojos  para soltar un argumento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *