Tiempos sucesivos

Mutaban las palabras.
   Mutaba la piel, célula por célula, destejiendo las horas que la vieron crecer.
      Mutaban los pigmentos robados al paisaje, una pincelada después de la otra.
       Mutaba el verano en el otoño, cada tiempo en el siguiente, escondidos  en el texto de la vida

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *